Centro de Yoga Lotuz Yogastudio

Más allá de lo imaginado…

.

A parte de sus beneficios físicos, el yoga es único porque conectamos el movimiento del cuerpo y las fluctuaciones de nuestra mente por medio del ritmo de la respiración. Esta conexión entre mente, cuerpo y respiración nos ayuda a dirigir nuestra atención hacia el interior. A través de este proceso de atención hacia el interior, aprendemos a reconocer nuestros patrones de pensamiento habituales, sin etiquetarlos, juzgarlos, o tratar de cambiarlos. Llegamos a ser más conscientes de nuestras experiencias en cada momento. La conciencia que cultivamos es lo que hace del yoga más que meros ejercicios. Gracias al yoga, es probable que nuestro cuerpo se haga mucho más flexible y sano, pero también lo hará nuestra mente.

 

A pesar de lo dicho, con frecuencia oímos que el yoga es simplemente estirar, que no es un ejercicio de cuerpo completo o incluso que el yoga es aburrido. La verdad es que el yoga es todo lo que quieras que sea.

Es cierto que en la práctica del yoga hay mucho de estiramiento, pero, desde un punto de vista anatómico, lo que realmente está pasando cuando se estira un músculo es que en realidad estás flexionando otro. Esta relación se conoce como «extensor y flexor», de manera que, cuando se relaja el músculo extensor, el músculo flexor se fortalece (ver imágen en movimiento).

Estos grupos de músculos, que se conocen como músculos esqueléticos, situados alrededor de los huesos, nos permiten doblar y enderezar las articulaciones mientras se crea el movimiento y la actividad en el resto de los músculos a su alrededor. Por ejemplo, cuando flexionamos el bíceps, el tríceps se relaja y viceversa, cuando trabajamos cuádriceps, se estiran los isquiotibiales, etc.

Si analizamos cualquier secuencia de asanas desde un punto de vista anatómico, caemos en la cuenta de que cada postura pasa a la siguiente de una manera fluida y altamente fisiológica. Durante nuestra práctica del yoga, trabajamos y tonificamos diversos grupos musculares, pero además de ello, los órganos internos también están siendo purificados y masajeados, expulsando las toxinas acumuladas en nuestro organismo.

Mediante el movimiento consciente, nuestro cuerpo y nuestra mente se estiran y se fortalecen. Como profesoras de yoga, prestamos atención a la sincronización de vuestro cuerpo y vuestra respiración, marcando los diversos ritmos, pero todo lo demás ocurre dentro de vosotros. Sólo hay que dejar que el yoga haga su efecto.

f1581f397e3d2c9e94b0f5d065873d34

Sea cual sea el estilo de yoga que practiques, estarás dedicándote un tiempo para conectar mente, cuerpo y respiración. Sin saberlo, estás activando cada célula de tu cuerpo. Mientras practicamos, nos concentramos en la respiración, observando los cambios sutiles de cada movimiento… En otras palabras, estamos practicando el arte de Pranayama, conocido en el yoga como la «Guía de la respiración»: el envío de nueva vida a las zonas que más lo necesitan.

A menudo escuchamos que el yoga es aburrido. Pero, en realidad, nuestro cuerpo es increíblemente interesante, una compleja máquina, independientemente de lo que nuestra mente nos diga. Yoga será aburrido sólo si piensas que así lo es. Una vez superamos la resistencia de nuestra mente a la quietud, sentimos una sorprendente conexión entre mente y cuerpo, un movimiento renovador.

El yoga no es un destino, sino un viaje; como la vida misma. Si eres un observador silencioso de tu cuerpo y te permites ver y apreciar las cosas asombrosas que es capaz de hacer… puede que te sorprendas a ti mismo de lo que, como ser completo, puedes lograr.