Centro de Yoga Lotuz Yogastudio

El yoga y los niños

Cada vez son más los niños y niñas que viven en un mundo que corre de prisa: muchas clases, padres ocupados, videojuegos, actividades extraescolares, centros comerciales y deportes competitivos. A veces no nos paramos a pensar en la estresante influencia que todo ello puede procurar a nuestros niños, ya que puede serlo. De hecho, el ritmo ajetreado de la vida actual puede tener un profundo efecto sobre su más innata alegría, que tanta pureza nos transmite: vida, libertad, pasión…

 

El yoga es una herramienta perfecta que puede ayudar a contrarrestar estas presiones. Cuando los niños aprenden técnicas de auto-sanación (self-health), relajación y satisfacción interior, podrán superar los desafíos de su vida cotidiana con un poco más de paz y fluidez, como es lo común y natural en todos ellos. Practicar yoga a una edad temprana fomenta su autoestima así como el conocimiento de su propio cuerpo, al tiempo que desarrollan una actividad física no-competitiva y muy saludable. Fomenta la cooperación y la compasión, en lugar de la oposición: es un gran regalo para a nuestros hijos, del que podrán valerse para toda la vida.

Los niños obtienen enormes beneficios del yoga. Físicamente, mejora su flexibilidad, fuerza, coordinación y conciencia corporal. También su concentración, el sentido de la calma y la relajación. Al practicar yoga, se ejercitan, juegan y se conectan más profundamente con su ser interior, desarrollando una relación íntima con el mundo natural que les rodea.

Cuando los yoguis desarrollaron las asanas o posturas de yoga, muchos miles de años atrás, todavía vivían en la naturaleza y utilizaban  los animales y plantas como fuente de inspiración: el aguijón de un escorpión, la gracia de un cisne, el crecimiento de un árbol, etc. Cuando los niños imitan los movimientos y sonidos de la naturaleza, tienen la oportunidad de entrar en otro mundo e imaginar las cualidades naturales de otros seres. En la postura del león (Simhasana), por ejemplo, no experimentan sólo el poder y el comportamiento del león, sino también su propia sensación de fuerza interior. Los movimientos físicos introducen a los niños al verdadero significado del yoga: la unión, la expresión y honor de uno mismo como parte de una delicada red de vida.

.
images                              fitness_yoga_kids_by_CEFutcher_article

 

El yoga para los niños ofrece muchas posibilidades de intercambiar sabiduría, compartir buenos momentos y sentar las bases para una práctica de por vida y en la cual poder seguir profundizando. Estas clases son un poco diferentes a la de los adultos, las clases se desarrollan entre todos, en un proceso de co-creación; utilizamos las asanas del yoga como un trampolín para la exploración de muchas otras facultades y capacidades particulares (a menudo desconocidas) y que cada uno de ellos, al igual que todos nosotros, poseen. Desde el área de los animales y su comportamiento, a instrumentos de música y juegos, cuentos e historias mitológicas, dibujos, etc. Las clases se enfocan desde un punto de vista interdisciplinario, destinadas a un aprendizaje vital completo. Todos juntos tejemos historias con nuestros cuerpos y mentes.

Así pues, ¡el yoga y los niños son una combinación perfecta!

 

¿Qué nos enseña el yoga?

El yoga nos aporta muchas cosas positivas, no sólo a los adultos, sino a todas las edades, repasemos cuáles son algunos de sus conocimientos y beneficios…

  • Nos enseña mucho acerca de nuestros cuerpos y sus capacidades: por medio de los asanas, aprendemos cómo movernos más libremente y con mayor conciencia. Nuestros cuerpos se vuelven más fuertes y flexibles.
  • Respirar mejor: cuando respiramos profunda y completamente (pranayama) y nos volvemos más conscientes, logrando paz y energía.
  • El yoga nos enseña cómo utilizar nuestra energía de manera más efectiva: cuando practicamos yoga, aprendemos cómo utilizar la energía de fuerza vital en nuestro cuerpo (llamado prana) a sentirse más relajado, centrado, o motivado.
  • Aquietar la mente: cuando practicamos yoga, aprendemos cómo ser todavía. Esto nos ayuda a escuchar con atención y tomar buenas decisiones.
  • El equilibrio: cuando practicamos yoga, aprendemos a ser más conscientes de la necesidad de un equilibrio en nuestras vidas. Esto podría significar la igualdad de estiramiento en los lados izquierdo y derecho de nuestro cuerpo o asegurarse equilibramos nuestro tiempo muy ocupado con tiempo tranquilo igual y relajación.
  • Ser conscientes de nuestros cuerpos.
  • El yoga nos enseña sobre el cuidado de nosotros mismos.

 

El yoga es una gran manera de mover nuestro cuerpo y sentirse saludable. Y enseñar a los niños cómo cuidar de sí mismos es una manera de mostrarles amor.  La belleza del yoga es que los niños pueden practicar solos, con un amigo o con un grupo.

Las organizaciones profesionales que se centran en los niños también apoyan la idea detrás de yoga. Por ejemplo, la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Nacional de la Educación para Niños Pequeños (NAEYC) recomiendan que los niños deben participar en actividades que favorezcan el desarrollo integral del niño…

¡Y esto es exactamente lo que el yoga logra!
 

Kids Yoga

Comentarios (1)

  • Aitor

    |

    Kaixo muy interesante artículo, yo personalmente creo que sería interesante que incluso en la ikastola ya se empezara a practicar yoga, desde luego que mal no nos iba a venir 😉

Los comentarios están cerrados.